AFILIATE AQUÍ

El pasado sábado 18, tuvo lugar en la plaza de Las Piedras la actividad comunitaria organizada por CRAMI para concientizar sobre la prevención de esta enfermedad. La muestra del Colon Gigante contó con el apoyo de Centro de Cáncer Digestivo, Comisión Honoraria de Lucha contra el cáncer, la Clínica de Gastroenterología, la Sociedad de Gastroenterología del Uruguay y FEPREMI.

En Uruguay, se diagnostican anualmente unos 1.500 casos de cáncer colorrectal, ocurriendo el 90% en personas mayores de 50 años. Fallecen, por esta causa, aproximadamente 900 uruguayos por año. En nuestro país las tasas de incidencia son las más altas del mundo.

El cáncer colorrectal se origina en el colon o el recto. A estos cánceres también se les puede llamar cáncer de colon o cáncer de recto (rectal), dependiendo del lugar donde se originen.

ACTUALIDAD estuvo presente ese día y entrevistó al Dr. Eduardo Fenocchi, coordinador nacional de este programa de prevención. Muy amablemente, nos explicó que “las campañas preventivas y la detección precoz de esta enfermedad son los mecanismos más eficaces para reducir en cifras significativas las tasas de incidencia y mortalidad; la concientización a nivel comunitario del tema, la modificación de estilos de vida y hábitos dietéticos así como la realización de estudios de población, mediante el uso de procedimientos no invasivos, es el modelo universalmente más aceptado y utilizado para detectar en etapas precoces esta enfermedad”.

Agregó que “dentro de los elementos que han sido mencionados como factores de riesgo para la aparición del cáncer colorrectal se encuentran la dieta, el sedentarismo y el tabaquismo, los que serían modificables con cambios en los estilos de vida. Se destaca que Uruguay posee un alto consumo de carne vacuna, con elevado contenido graso, invocándose esto como una de los factores etiológicos más importantes de esta afección. Los antecedentes personales o familiares de cáncer digestivo, así como la edad, también deben ser destacados”.

En lo que se refiere a qué edad hay más posibilidades de desarrollar el cáncer de colon, el Dr. Fenocchi nos explicó que “su incidencia se incrementa a partir de los 40 años y se duplica su riesgo por cada década encima de esa edad. En Uruguay su pico máximo de incidencia se da entre los 60 y 70 años. De la combinación de una serie de factores (genéticos, individuales, ambientales y dietéticos) surge la definición epidemiológica de “grupo de riesgo” para el cáncer colorrectal, siendo su aparición el resultado de una compleja interacción entre la susceptibilidad del individuo y estos factores”.

Sobre si es posible curar un cáncer de colon, nos dijo: “Es fácil comprender y demostrar que los resultados de los estudios masivos para detectar el cáncer en etapas tempranas, modifican el curso clínico de la enfermedad, permitiendo la aplicación de tratamientos más sencillos, menos traumáticos, menos costosos y fundamentalmente más efectivos. La reducción de la morbilidad y de la mortalidad del cáncer colorrectal requiere de avances en las metodologías de ‘rastreo de masas’, así como nuevos métodos de educación acerca de la importancia de este tipo de estudios, dirigidos a la población y a los médicos”.

Y continuó diciendo al respecto que “lo principal en la detección del cáncer colorrectal es encontrarlo precozmente, o sea en sus estadios iniciales; o mejor aún efectuar el diagnóstico de aquellas lesiones catalogadas como ‘pre-cancerosas’. En todos estos casos, las posibilidades de curación son muy altas, superando el 90% y principalmente mediante tratamientos muy sencillos y poco costosos”.

Cuando le preguntamos si los agroquímicos usados, en exceso, en frutas y verduras, pueden provocar cáncer de colon, nos explicó que “la presencia a nivel de la luz intestinal de factores carcinogénicos favorecería la aparición y el desarrollo de cáncer. Los alimentos contienen diversos agentes mutágenos y carcinógenos, los cuales pueden ser clasificados en tres grupos: químicos naturales, componentes sintéticos y componentes producidos por la cocción.

En el primer grupo se incluyen las micotoxinas y las plantas alcaloides; en el segundo podemos destacar los aditivos, los conservantes y los pesticidas. Los hidrocarburos policíclicos aromáticos y las aminas heterocíclicas, que encontramos en el tercer grupo, son mutágenos de microbios y sus precursores son los azúcares y los aminoácidos de la carne roja y el pescado.

Está a estudio que tipos de pesticidas pueden afectar el colon y que incidencia directa puede tener su ingesta en forma crónica”.

Sobre si sería conveniente comenzar a educar desde la niñez, ya que tiene que ver en gran parte, con hábitos de alimentación y adicciones, nos responde enfáticamente: “Sin ninguna duda, debe comenzarse en edad escolar o liceal en forma directa, pero también con los adultos para que de forma indirecta incidan sobre ellos”, finaliza diciendo el Dr., Eduardo Fenocchio.

Fuente: Diario La Actualidad

 

Afiliate aquí