AFILIATE AQUÍ

La hipertensión arterial es uno de los problemas de salud más extendidos en Uruguay. Además, la única forma de saber si uno es hipertenso es realizando el control periódico de su presión arterial. Por esta razón, desde CRAMI te invitamos a comenzar a conocer mejor sus números.

¿Qué es la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad que se presenta cuando la presión arterial se encuentra alta. Es decir, por encima de los valores normales.

En sí, la presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre por el cuerpo.

Habitualmente, la hipertensión arterial no da síntomas. Es por este motivo que se la considera el “asesino silencioso”, pues va dañando distintos órganos, tales como:

  • El cerebro (pudiendo causar un accidente vascular encefálico)
  • Los riñones (causando insuficiencia renal)
  • El corazón (provocando un infarto).

En algunos casos, la HTA puede manifestarse por:

  • Dolor de cabeza
  • Zumbido de oídos
  • Trastornos de la visión
  • Mareos
  • Palpitaciones.

Ante la presencia de uno o más síntomas como estos, o el hallazgo de cifras elevadas de presión arterial, consulte a su médico. Es el único profesional capacitado para realizar el diagnóstico de la enfermedad y el tratamiento adecuado. Desde los 18 años, se considera normal tener una presión arterial de 130 como máxima y 85 como mínima.

También te recomendamos ver: Alimentación saludable con CRAMI

Síntomas: ¿Cómo saber si soy hipertenso?

CRAMI-hipertension-arterial

Como te contábamos, la única forma de saberlo es realizando el control periódico de tu presión arterial. Un estilo de vida saludable ayuda a prevenir la hipertensión arterial.

¿Qué debo hacer si soy hipertenso?

  • Empezá a bajar de peso ahora, tu presión puede mejorar con modestos descensos.
  • Controlá periódicamente la presión arterial a partir de los 3 años de edad.
  • Evitá el consumo de sal y los alimentos que contienen mucha sal: quesos, fiambres, pan, galletas, comida comprada, bizcochos, sopas en cubos e instantáneas.
  • Consultá periódicamente a tu médico y cumplí el tratamiento con los correspondientes medicamentos.
  • Incluí más de 5 porciones de frutas y verduras al día y leguminosas en la semana.
  • Optá por carnes magras y lácteos descremados.
Afiliate aquí